Moody’s recorta la calificación de Pemex debido a las mayores necesidades de liquidez y por el alto vencimiento de su deuda

Reuters

La agencia calificadora Moody's recortó este viernes la calificación crediticia de Petróleos Mexicanos (Pemex) a Ca desde Caa3, lo que indica un mayor riesgo de incumplimiento de la empresa.

Razones de la baja

Moody's mencionó las mayores necesidades de liquidez de Pemex, un mayor costo de capital y elevados vencimientos de deuda en los próximos dos a tres años como las principales razones de la baja.

La agencia también señaló que la falta de medidas por parte de Pemex para reducir su exposición a riesgos ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) ha llevado a algunos bancos a limitar su exposición a la compañía.

Más: Xóchitl Gálvez reacciona a colapso de estructura en Tren Maya: “En lugar de 4T, deberían llamarse las 4 caídas”

Moody's también revisó a la baja su suposición sobre el apoyo que Pemex recibe del gobierno, lo que refleja la expectativa de un menor apoyo en el futuro.

La agencia espera que Pemex tenga flujos de efectivo negativos en los próximos tres años, debido a importantes vencimientos de deuda y a la expansión de su negocio de refinación, que genera pérdidas.

Si bien Moody's reconoce que Pemex ha logrado revertir la tendencia a la baja en la producción y reservas durante los últimos tres años, la agencia también señala que el presupuesto de 2024 sugiere una reducción de las inversiones de capital, lo que podría dificultar el aumento de la producción y la reposición de reservas en el futuro.

Dependencia del financiamiento externo

Moody's anticipa que Pemex tendrá una mayor dependencia del financiamiento externo para contrarrestar su flujo de efectivo libre negativo.

Más: VIDEO: Mariachi llega para dar serenata y cae en una alberca; desata risas entre sus compañeros

La perspectiva negativa de las calificaciones de Pemex refleja la expectativa de que, a menos que se lleve a cabo una reforma estructural en su estrategia de negocio, sus indicadores crediticios y la generación de flujo de efectivo se deteriorarán aún más en los próximos tres años, lo que aumentará la necesidad de apoyo del gobierno.

COMPARTE ESTA NOTA!