"Hoy ganó México", dice la cancillería tras fallo de la CIJ sobre Ecuador

A pesar de que México no consiguió que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictara medidas cautelares contra Ecuador por el ingreso violento a su embajada en Quito, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se dijo satisfecho con el fallo porque “los jueces ratificaron que la inviolabilidad de una sede diplomática es absoluta”.

En declaraciones tras el fallo del máximo tribunal de la ONU, Alejandro Celorio, consultor jurídico de la cancillería mexicana afirmó que ahora la credibilidad de Ecuador está en juego porque si volviera a ingresar a la embajada no solo violaría un compromiso jurídicamente vinculante ante la Corte, sino su credibilidad ante el mundo.


“El gobierno de México se siente muy satisfecho con la decisión de hoy. En primer lugar, los jueces de la Corte Internacional de Justicia ratificaron y expresaron que la inviolabilidad de la misión diplomática es una piedra angular de las relaciones entre países. 

Esto es de suma importancia para México, para Ecuador, para el mundo, reconociendo que no hay excepciones para la inviolabilidad”, dijo Celorio.


“En pocas palabras, hoy ganó México porque se reconoce la inviolabilidad de los locales como piedra angular del derecho internacional y de las relaciones diplomáticas, y en segundo lugar, porque Ecuador ahora tiene la obligación de no violar nuevamente nuestra embajada”, agregó.


El consultor jurídico consideró, además, que el compromiso de Ecuador de respetar la embajada mexicana en Quito podría significar un primer paso hacia el restablecimiento de relaciones entre ambas naciones, pero dejó en claro que al gobierno mexicano le gustaría ver a todos los actores políticos en Ecuador asegurar que no se puede violar una embajada.

“Eso es lo que necesitamos. Necesitamos las seguridades del Ecuador de que el principio de inviolabilidad de las embajadas no admite excepción alguna”, dijo.

México rompió relaciones diplomáticas con Ecuador después de que fuerzas especiales asaltaran su embajada en Quito la noche del 5 de abril.