Mercado chino desplaza a comerciantes del Centro Histórico de la CDMX

Empresarios del Centro Histórico capitalino, principalmente de los corredores de vestidos de novias y mueblerías, denuncian que, desde 2023, han sido desplazados por negocios chinos y desalojados por sus arrendadores.

Tan sólo en un radio de seis cuadras, al norponiente del primer cuadro de la ciudad, 42 locales que por décadas fueron tiendas de vestidos de novia y XV años, disfraces y trajes regionales, mueblerías, plazas de ropa y joyería y hasta viviendas, se han convertido en bodegas y tiendas de artículos chinos.

Ello ha provocado un incremento en el valor de las rentas y compra de inmuebles de hasta 300 por ciento en esa zona.

Juan, nombre ficticio para proteger su identidad, se dedica desde hace 30 años a diseñar vestidos de XV años en la calle República de Honduras; sin embargo, tuvo que dejar en menos de seis meses los dos locales que rentó por más de 10 años y por los que pagaba entre 14 mil y 16 mil pesos mensuales.

Empresarios asiáticos, explicó, ofrecieron al arrendador 50 mil pesos al mes para ocupar ese espacio, mientras que el otro local fue comprado por 23 millones de pesos, junto con un edificio de dos pisos que perteneció a la familia de su casero por cuatro generaciones.

“En la calle de las novias todos nos conocemos de muchos años atrás. Hay buena relación y apoyo, por eso mis caseros me dieron tiempo para salirme, en uno no me cobraron la renta de los últimos cuatro meses. Y fueron muy decentes en explicarme la situación y lo que todos ya sabemos aquí, que les ofrecieron más dinero”, detalló.

Juan contó que dejó uno de los locales en diciembre, el cual ya es parte de las seis bodegas de artículos asiáticos que manejan empresarios chinos en República de Honduras. Mientras que este fin de semana desalojará el segundo inmueble.

“Fueron 10 años aquí, de clientes de muchas partes del país y de aquí. Tuve quinceañeras que les hice sus vestidos hace muchos años, y ahora ellas traen a sus hijas. Sobreviví a la falta de ventas de la pandemia. Invertí mucho dinero para convertir este lugar en boutique, para que se viera bonito y los vestidos lucieran”, lamentó.


Juan aseguró que, a inicios de 2023, decenas de empresarios mexicanos de las calles República de Honduras, República de Ecuador, República de Brasil, Palma Norte, Comonfort e Izazaga fueron desplazados por decenas de comerciantes de origen chino.

“Empezaron a sondear la zona y preguntar a los compañeros si rentamos. Y preguntaban por los dueños, y si rentaban les ofrecían un año de renta. Y si había una renta de 16 mil pesos, como una de las mías, ellos le subían a 30 mil 0 50 mil pesos para que los dueños nos pidieran salir, ya después se convertían en bodegas”, relató.

Honduras 73, por ejemplo, fue muchos años un local de vestidos de novias, pero en enero del 2023 fue desalojado. Durante algunas semanas el local tuvo sellos de suspensión de actividades. Unas semanas más tarde fue ocupado como bodega de zapatos y ropa asiática. Y en las próximas semanas, estarán por sumarse dos predios más a este nuevo giro comercial, pues ya fueron comprados y están vacíos.

Juan y otros afectados están en la búsqueda de nuevos locales en La Lagunilla, muy cerca de donde estaban instalados, pues para ellos el Centro se ha convertido en un lugar impagable.

Actualmente, las rentas de locales de entre 90 y 120 metros cuadrados, como uno de los que ocupaba Juan, van de los 50 a 77 mil pesos en esa zona. Mientras que inmuebles de 900 a mil 700 metros cuadrados se venden entre 20 y 45 millones de pesos, según páginas como Inmuebles24 y Propiedades.com.

Esta situación se repite en el corredor de mueblerías que hasta 2021 y 2022 ocupaban en su totalidad las calles de República de Ecuador, Comonfort, y una parte de Palma Norte y República de Brasil. En total suman 14 mueblerías desplazadas, algunas con 70 años de antigüedad.

Los vecinos aún recuerdan y nombran esos negocios: Salas Leo, Mueblería Mariana, Muebles Delta, Lad Mueblería y Mueblería Mónica.

“La mueblería de Ecuador 82, le pertenecía a una familia de apellido Montaño. Decían que eran los mejores muebles. Era algo impresionante, eran tres pisos y casi la mitad de la manzana de muebles finos”, recordó Sergio, comerciante de la zona.

Este predio ahora es una bodega y tienda de artículos asiáticos que vende al mayoreo a pequeños comercios o de otras partes de la Metrópoli.

La planta baja del número 92 de República de Brasil, desalojado el 18 de abril pasado, fue una mueblería y los tres pisos de arriba eran viviendas. Afuera del lugar hay algunas pancartas acusando “desalojo ilegal".

“Sabíamos que uno de los departamentos ya era ocupado como bodega y prevemos que en unos meses le quiten los sellos y se ocupe como todos los demás predios. Pensamos que los seis locales de vestidos de novias en República de Chile desalojados (con uso de la fuerza hace dos semanas) pronto serán bodegas”, reprochó Juan.

En un recorrido, El Sol de México constató la operación de 42 bodegas, seis de ellas en República de Guatemala, dos en Palma Norte, dos en Comonfort, siete en República de Ecuador, 13 en República de Brasil y 12 en Izazaga.

De acuerdo con los empresarios mexicanos, Izazaga fue la primera calle en registrar este desplazamiento, un año después de haber iniciado la pandemia. Algunos de los inmuebles que hoy son centros mayoristas de artículos chinos, fueron durante años tiendas de ropa nacional.