López Obrador asegura que no pedirá a Sheinbaum agilizar sus reformas constitucionales

El presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo el lunes que no pedirá a la mandataria electa, Claudia Sheinbaum, que agilice varias reformas constitucionales que él ha tratado de impulsar al final de su gestión, horas antes de reunirse con ella para hablar del proceso de transición.

En una breve respuesta a la prensa, el mandatario dijo que no le pedirá dar celeridad a esta serie de propuestas porque “respeto mucho a Claudia y le tengo mucha confianza”.

El mandatario confirmó que hoy tendrá una comida con Sheinbaum para abordar el tema de la transición y anunció que la invitará a que lo acompañe en la última gira que hará, pero estimó que por lo ocupado de la agenda de la mandataria electa, no se podrá asistir a todo el país, pero sí a algunas regiones.


López Obrador agregó que “vamos a trabajar, ver qué vamos a hacer, con cuántos recursos contamos porque hay muchas demandas, es a las 2:30 y ella es muy bienvenida, seguramente nos vamos a volver a encontrar, estamos viendo eso, estamos analizándolo, seguramente hablaremos de que ya inicia la transición y cómo se van a reunir los equipos mañana o pasado”.

Tras el nerviosismo en los mercados la semana pasada, suscitado por la posibilidad de que Morena y aliados logren la mayoría calificada que necesitan para reformar la Constitución por sí mismos, esta vez el mandatario hizo alusiones moderadas sobre el paquete de 20 iniciativas que presentó el 5 de febrero pasado y que el oficialismo se propone impulsar a partir del 1 de septiembre.

Básicamente, López Obrador se expresó sobre la reforma que propone elegir a los jueces por votación popular en los mismos términos que la semana pasada: “Hay una que les dio sarpullido, la del Poder Judicial, y lo que queremos es que el pueblo elija a los jueces, a los magistrados y a los ministros para buscar de esa manera una renovación tajante”.

Agregó que el principal problema del Poder Judicial “es la corrupción, entonces se resisten a eso cuando es conveniente para todos, para ellos mismos, ah no, pero ellos (la oposición) quieren tener el privilegio de mandar y tener uno o dos ministros como empleados”.